“Ya tengo gas comprando garrafa, no necesito gas domiciliario”

garrafa-3g-4g-lte

Esta frase es el equivalente a decir: “Ya tengo internet móvil (3G/4G/LTE), no necesito internet por cable en mi casa”.

Sin embargo, mucha gente piensa así, y no es su culpa. Las empresas de telecomunicaciones y las mismas autoridades vienen tratando de convencernos que es mejor internet móvil que internet por cable. No importa si es 3G, 4G o LTE, una conexión móvil siempre va a tener más problemas de calidad, latencias, congestión, precios más altos y velocidades más bajas.

Lo ideal sería extender la cobertura del internet cableado usando fibra óptica hasta el hogar (FTTH: Fiber To The Home). O una combinación de fibra óptica y coaxial (HFC: Hybrid Fiber-Coaxial). Por ejemplo, se podría llevar fibra óptica hasta el barrio o la cuadra, y de ahí hasta el usuario mediante coaxial. La fibra óptica beneficiaría enormemente tanto a las redes cableadas como a las redes móviles.

Está bien, tal vez no todos necesitan gas domiciliario (comen afuera siempre, sólo usan microondas, etc.) así como no todos necesitan internet por cable en su casa. Pero los que sí necesitan ahora deben conformarse con algo más caro, más incómodo y de menor calidad.